LA MOXIBUSTIÓN

LA MOXIBUSTIÓN

¿QUÉ ES LA MOXIBUSTIÓN?

La moxibustión es un método terapéutico de la medicina tradicional china que consiste en aplicar calor, estimulando una serie de puntos del cuerpo ­que suelen coincidir con puntos de acupuntura, con el fin de sanar trastornos o enfermedades y conseguir el equilibrio de las funciones fisiológicas.

Con la moxibustión se logra equilibrar la energía del cuerpo, permitiendo que vuelva a fluir, armonizando la circulación energético – sanguínea.

BENEFICIOS DE LA MOXIBUSTIÓN
MOXIBUSTIÓN

¿CUÁLES ENFERMEDADES SE PUEDEN MEJORAR?

  • Dolor Crónico:  se utiliza comúnmente para tratar el dolor, especialmente el dolor crónico asociado con la artritis o el dolor muscular. El calor de la moxa puede ayudar a relajar los músculos tensos y mejorar la circulación en áreas dolorosas.
  • Problemas Digestivos: puede ser beneficiosa para una variedad de problemas digestivos, incluyendo el síndrome del intestino irritable (SII) y la indigestión.
  • Problemas Reproductivos y Menstruales: puede ser efectiva para tratar ciertas condiciones reproductivas y menstruales, incluyendo la infertilidad, los cólicos menstruales y el parto retrasado.
  • Fortalecimiento del Sistema Inmunológico: se utiliza para mejorar la salud general y la resistencia a las enfermedades.

¿SABÍAS CUÁLES SON LOS BENEFICIOS?

Las aplicaciones de la moxibustión son numerosas, entre ellas destacan las siguientes:

  • Dolores articulares como la artrosis o la artritis.
  • Dolencias originadas por el frío, como la rigidez lumbar.
  • Problemas de tipo menstrual e infertilidad.
  • Situaciones de estrés.
  • Regula el sistema digestivo: indicado en la anemia y la pérdida de apetito.
  • Mayor producción de glóbulos blancos y hemoglobina.
  • Mejora de problemas circulatorios.
  • Cansancio y bajo deseo sexual.
MEDICINA NATURAL

¿EXISTEN ALGUNAS CIRCUNSTANCIAS QUE CONTRAINDICAN EL USO DE LA MOXIBUSTIÓN?

  • Cuando haya estados febriles, pues no se debe añadir calor al cuerpo.
  • En la proximidad de órganos sensoriales como los ojos, oídos o boca, ni cerca de membranas mucosas como la nariz o el ano.
  • La moxibustión directa no se debe realizar en zonas como la cara o los pechos, o cerca de arterias importantes.
  • En pacientes con cardiopatías.
  • En el abdomen de mujeres embarazadas.
  • En los casos que existe una piel ulcerada o en zonas que en el momento del tratamiento estén inflamadas.
  • Evitar someterse a este tratamiento con personas que no sean profesionales o expertos en esta técnica. 

Añadir un comentario

Su dirección de correo electrónico no se publicará.

¿Necesitas Ayuda?