ARTROSIS DESGASTE DE LAS ARTICULACIONES

ARTROSIS DESGASTE DE LAS ARTICULACIONES

rodilla-la-artrosis

¿QUÉ ES LA ARTROSIS?

La artrosis es una enfermedad degenerativa de las articulaciones que afecta al cartílago, el tejido que recubre y protege las superficies articulares. Con el tiempo, el cartílago se desgasta, lo que puede provocar dolor, inflamación y dificultad en el movimiento de las articulaciones.

que-es-la-artrosis

¿CONOCE CUÁLES SON LAS CAUSAS QUE LA OCASIONAN?

Las causas pueden ser diversas y multifactoriales. Algunos de los factores que contribuyen al desarrollo de la artrosis incluyen:

  • Envejecimiento: A medida que envejecemos, el cartílago articular tiende a degenerarse gradualmente, lo que aumenta el riesgo de desarrollar artrosis.
  • Factores genéticos: Existe una predisposición genética a desarrollar artrosis. Si tienes antecedentes familiares de la enfermedad, es posible que tengas un mayor riesgo de padecerla.
  • Lesiones articulares: Lesiones previas en una articulación, como fracturas o desgarros de ligamentos, pueden aumentar el riesgo de desarrollar artrosis en esa articulación.
  • Sobrepeso u obesidad: El exceso de peso ejerce una presión adicional sobre las articulaciones, especialmente las de carga como las rodillas y las caderas.
  • Actividad física intensa o repetitiva: Ciertas actividades físicas o profesiones que implican movimientos repetitivos o cargas pesadas pueden aumentar el riesgo de artrosis.
  • Factores biomecánicos: Anomalías en la estructura o alineación de las articulaciones, como la displasia de cadera o la alineación incorrecta de las rodillas.
  • Enfermedades articulares inflamatorias: Algunas enfermedades inflamatorias crónicas, como la artritis reumatoide, pueden dañar el cartílago y aumentar el riesgo de artrosis en las articulaciones afectadas.
  • Trastornos metabólicos: Condiciones como la gota o la hemocromatosis, que afectan el metabolismo de ciertas sustancias en el cuerpo.

Tener en cuenta que la artrosis puede ser causada por una combinación de estos factores, y que no todas las personas con los mismos factores desarrollarán la enfermedad.

¿SÍNTOMAS QUE SE PRESENTAN?

Los síntomas de la artrosis pueden variar dependiendo de la articulación afectada y del grado de degeneración del cartílago. Algunos de los síntomas más comunes incluyen:

  • Dolor articular: El dolor es uno de los síntomas más característicos de la artrosis. Por lo general, este dolor empeora con la actividad y mejora con el reposo. Puede variar en intensidad desde leve hasta severo y puede ser constante o intermitente.
  • Rigidez articular: Muchas personas con artrosis experimentan rigidez en las articulaciones afectadas, especialmente por la mañana o después de períodos de inactividad. Esta rigidez suele mejorar con el movimiento.
  • Inflamación: Algunas articulaciones pueden hincharse y sentirse calientes al tacto debido a la inflamación asociada con la artrosis.
  • Limitación del movimiento: La pérdida de flexibilidad y la dificultad para mover la articulación afectada son comunes en la artrosis avanzada. Esto puede dificultar actividades cotidianas como caminar, subir escaleras o agarrar objetos.
  • Deformidad articular: En casos avanzados de artrosis, es posible que se desarrollen deformidades en las articulaciones afectadas, como la formación de nudos óseos (osteofitos)
  • Crepitación: Al mover la articulación afectada, puede producirse un crujido o chasquido, conocido como crepitación, debido a la fricción entre los huesos desgastados.

¿BENEFICIOS DE LAS TERAPIAS ALTERNATIVAS PARA LA ARTROSIS?

Existen algunos tratamientos alternativos que algunas personas consideran útiles para aliviar los síntomas de la artrosis. Es importante recordar que estos tratamientos pueden variar en su eficacia y es recomendable hablar con un profesional de la salud. Algunos de estos tratamientos incluyen:

Acupuntura: Algunas investigaciones sugieren que la acupuntura puede ayudar a aliviar el dolor asociado con la artrosis. Este enfoque implica la inserción de agujas delgadas en puntos específicos del cuerpo para estimular los canales de energía.

Suplementos nutricionales: Algunos suplementos, como la glucosamina y la condroitina, se han utilizado para aliviar los síntomas de la artrosis.

La evidencia científica sobre su eficacia es mixta, algunas personas informan de alivio del dolor y mejora en la función articular al tomar estos suplementos.

Masaje terapéutico: El masaje puede ayudar a aliviar la tensión muscular y mejorar la circulación en las áreas afectadas.

Terapias de calor y frío: La aplicación de compresas en las articulaciones afectadas puede ayudar a reducir la inflamación y aliviar el dolor.

Terapias de movimiento: Ejercicios de bajo impacto, como la natación, el yoga o el tai chi, pueden ayudar a mejorar la función articular.

Suplementos herbales: Algunas hierbas, como la cúrcuma y el jengibre, se han utilizado tradicionalmente por sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas. Sin embargo, se necesita más investigación para determinar su eficacia en el tratamiento de la artrosis

Añadir un comentario

Su dirección de correo electrónico no se publicará.

¿Necesitas Ayuda?